Buscar
  • El diario de Gaia

Los mejores complementos para tener una salud de hierro

Ya en el siglo V antes de Cristo Hipócrates de Cos afirmó que el principal secreto para gozar de una salud de hierro era el de seguir una dieta equilibrada que nos aportase todos los nutrientes necesarios en la dosis adecuada. Conscientes de este hecho, son cada vez son más las personas que se preguntan cómo mejorar su salud por medio de la alimentación y que buscan en la nutrición el secreto para estar saludables.


Lamentablemente, el estrés al que muchos de nosotros nos vemos sometidos en nuestro día a día ha originado cambios en las dietas haciendo que éstas sean cada vez más desequilibradas. En lugar de buscar alimentos que nos proporcionen los nutrientes necesarios, muchas personas optan por recurrir a la vía “rápida” o sencilla de los complementos nutricionales.

Clasificación de los complementos nutricionales

En primer lugar, es necesario entender qué tipos de complementos existen y cómo clasificarlos en función de las necesidades de la persona. Así, por ejemplo, la Food and Drug Administration y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) dividen los distintos tipos de complementos en:

  • Complementos ergogénicos especialmente diseñados para deportistas y que pueden provocar daños en personas que no tengan un consumo energético tan alto

  • Alimentos de uso medico que, como las vitaminas o minerales, buscan suplir una deficiencia debidamente certificada de dichos compuestos

  • Suplementos ergogénicos empleados para mejorar el rendimiento del organismo

  • Alimentos funcionales y superalimentos que, como comentamos en un post anterior, proporcionan beneficios específicos para la salud

Tips para su correcto uso

Uno de los aspectos más importantes a la hora de determinar si tomar o no un complemento nutritional es evaluar si de verdad existe una carencia en nuestra dieta que no podamos suplir de otro modo. En este sentido, un error muy común es el de las personas que piensan que están protegiendo su salud cuando adquieren un complejo multivitamínico. Es necesario entender que en dicho caso la persona puede efectivamente estar supliendo una deficiencia de una vitamina en concreto, pero que por otro lado estará tomando dosis inusualmente altas, incluso toxicas, de otras vitaminas.

Así, por ejemplo, numerosos médicos han alertado del incremento de la incidencia de enfermedades que, como las calcificaciones o la osteoporosis, pueden ligarse a un exceso en el consumo de vitamina C o D. Desde este punto de vista, la persona estaría induciendo un problema de salud en lugar de protegerla, por lo que es preciso que tome precauciones y, bajo ningún concepto, tome este tipo de complementos salvo por prescripción medica y bajo un estricto control nutricional que garantice que no supera las dosis máximas de vitaminas.


Otros complementos, por el contrario, son seguros para el consumidor en el sentido de que un exceso no va a producir necesariamente un daño sobre su salud. Este es el caso de, por ejemplo, la equinácea, el eleuterococo y la uña de gato. La ingesta regular de este tipo de compuestos ha demostrado en numerosas ocasiones su efecto beneficioso en el sistema inmune. Así, múltiples estudios con placebos y doble control certifican el aumento de los leucocitos en la sangre de personas que consumen equinácea, eleuterococo y uña de gato. Esto los hace especialmente prometedores a la hora de combatir enfermedades infecciosas como el resfriado, la gripe o, incluso, el COVID19.

En conclusión, si buscas potenciar tu sistema inmune, hazlo usando compuestos que, sin ser tóxicos, hayan demostrado su eficacia a la hora de aumentar las defensas como el eleuterococo, la equinácea o la uña de gato.

3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo