Buscar
  • El diario de Gaia

Los superalimentos que te ayudan a cuidar tu salud

El impacto de una alimentación adecuada en la salud es algo que se conoce desde la Antigüedad. En este sentido, grandes “médicos” de civilizaciones como la Antigua Grecia o China ya promovían el que la persona llevase una alimentación saludable como primer paso para alcanzar la salud. Así, por ejemplo, médicos como Hipócrates, al que todos recordamos por ser el padre del juramento hipocrático que, aún hoy, guía la práctica médica, reconocían que los alimentos deben ser la primera medicina para combatir las enfermedades en el siglo V antes de Cristo.


Dentro de ellos, los alimentos funcionales o superalimentos son quizás los que han atraído mayor atención en los últimos años considerando sus indudables beneficios para la salud. Estos alimentos son aquellos que, por su composición, presentan un beneficio para la salud especialmente importante, tales como, por ejemplo, potenciar el sistema inmunitario del individuo o ayudar a prevenir enfermedades como el cáncer. Frutas, verduras, algas, cereales o bebidas que nos proporcionan un aporte extraordinario de, por ejemplo, determinadas vitaminas o minerales.


Si bien los científicos reconocen las propiedades de estos superalimentos, existe una controversia en cuanto hasta que punto deben ser considerados superiores a los demás. Dicha controversia nace del hecho de que no existe suficiente evidencia científica que demuestre que estos superalimentos sean capaces de curar o salvar vidas. Más aún, una dieta exclusivamente basada en superalimentos en el intento de gozar al máximo de sus potenciales beneficios resultaría en un grado importante de desnutrición la persona. Si bien aportan una cantidad elevada de un micronutriente como por ejemplo una vitamina o un mineral en concreto, son pobres o incluso carecen de otros nutrientes considerados esenciales en la dieta.


Algunos ejemplos de estos alimentos funcionales son:

- Los arándanos, también conocidos como muérdano, anavia, mirtilo o ráspano. Su elevado contenido en fibra hace de este superalimento un aliado ideal para prevenir problemas intestinales. Además de sus propiedades laxantes, los arándanos muestran propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y acción antibacteriana. Además, ciertos estudios sugieren que los arándanos pueden ser útiles en la prevención del cáncer de colon, si bien aún se continúa realizando estudios que validen dicha afirmación.

- La quinua o quinoa aporta una cantidad extraordinaria de fibra, hierro, proteínas, vitaminas del complejo B y vitamina E. El elevado contenido en hierro ha motivado en ocasiones que la quinoa se le denomine el hierro vegano, ya que es uno de los principales productos usados para aportar hierro en la dieta vegana. No obstante, es necesario precisar que este hierro se encuentra de forma que es poco asimilable para el humano, por lo que la cantidad de hierro absorbida es, de hecho, inferior al de otros alimentos como carne y pescado a menos que la quinoa se consuma acompañada de alimentos que como las fresas o los cítricos presenten un alto contenido en vitamina C. Los micronutrientes de la quinoa justifican su uso como coadyuvante en personas con problemas de tránsito intestinal o que quieran adelgazar ya que la quinoa aporta sensación de saciedad y contiene una elevada proporción de fibra no soluble.

- El cacao puro es especialmente útil como antioxidante y apreciado por su efecto antienvejecimiento siendo por tanto especialmente indicado en la prevención de ciertos tipos de cáncer o de enfermedades degenerativas asociadas a la pérdida de memoria asociada a la edad. Además, el efecto estimulante de la teobromina favorece el buen funcionamiento del sistema cardiaco y contribuye a incrementar nuestro estado anímico.


- La leche de coco es especialmente rica en ácido láurico, vitaminas C, E y vitaminas del complejo B tales como la tiamina (B1), niacina (B3), acido pantoténico (B5) y piridoxina (B6). Entre sus propiedades más destacadas se encuentran, por ejemplo, fortalecer los huesos y los dientes, hidratar la piel, ser un potentísimo agente antibacteriano y antiviral, estimular la tiroides hipoactiva y saciar el apetito.

¿Cuál de ellos consumes habitualmente? ¡Inclúyelos a tu dieta habitual para beneficiarte al máximo de sus propiedades!


2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo