Buscar
  • El diario de Gaia

Miles de muertos al día

Millones de brasileños se enfrentan al hambre, mientras la crisis de COVID-19 se prolonga y mata a miles de personas diariamente.

Desde el inicio, el representante brasileño ha actuado de manera irrelevante al impacto de la enfermedad, rechazando el consejo de los expertos en salud, argumentando que el daño económico de los cierres, la suspensión de las actividades de negocios y las restricciones de movilidad que recomendaron sería una amenaza mayor que la pandemia para la débil economía del país. Esto, causó una de las cifras de víctimas mortales más altas del mundo, fallando además en su objetivo: mantener el país a flote.


El año pasado, gobernadores y alcaldes de todo el país, ordenaron suspender las actividades de los negocios no esenciales e impartir restricciones de movilidad, medidas que Bolsonaro calificó como “extremas” y advirtió que causarían desnutrición. También desestimó la amenaza del virus, sembró dudas sobre las vacunas, que su gobierno empezó a tratar con retraso y a menudo alentaba a multitudes de sus seguidores en eventos políticos.


Las redes sociales están en contra de la conducta del presidente brasileño. Jair Bolsonaro, en una playa del litoral de Sao Paulo, generó la primera polémica del mandatario en 2021 y levantó este sábado voces de rechazo en las redes sociales por la actitud "irresponsable" del gobernante.


Bolsonaro, pasa con su familia, unos días de descanso en una base militar del litoral del estado de Sao Paulo. Paseaba al final de la tarde del viernes, en una lancha en Praia Grande y, cuando la embarcación se aproximó a los bañistas, el gobernante decidió lanzarse al agua, nadar y unirse a ellos. La presencia del jefe de Estado y sus acompañantes, sin mascarilla para la covid-19, provocó una aglomeración de personas, que le rodearon, corearon su nombre y lo alzaron en hombros. Mientras Bolsonaro se unía a los bañistas, el Ejecutivo informaba de que Brasil acumulaba 7,7 millones de casos confirmados y superaba las 195.000 muertes relacionadas con el nuevo coronavirus.


El presidente Bolsonaro nos ataca una vez más, cobardemente. La inoperancia y el negacionismo del Gobierno de este presidente estimularon la muerte de 195.000 brasileños por COVID", según el gobernador de Sao Paulo, Joao Doria.


Bolsonaro y Doria libran una batalla política por la vacuna contra el coronavirus, en la que el gobernador se adelantó y ya cuenta con once millones de dosis y la licencia para la fabricación local del antivirus en el estatal Instituto Butantán de la empresa china Sinovac, que aguarda la autorización para ponérsela a la población. El presidente, quien al igual que Doria contrajo el coronavirus, se curó y ha sido uno de los líderes mundiales más escépticos frente a la magnitud de la pandemia, apuesta por la vacuna del laboratorio anglo-sueco AstraZeneca y la universidad británica de Oxford, que espera ser fabricada en Brasil por el laboratorio estatal Fiocruz.


Durante los picos más altos, Bolsonaro usó pocas veces la mascarilla en actos públicos, y solía haber manifestaciones a su favor, a pesar de estar prohibidas las aglomeraciones en el Distrito Federal de Brasilia.


¡Vaya irresponsable! Esperamos que algún día rectifique y se tome en serio esto, por el bien de todos los brasileños.

¿Qué opináis vosotros?

Dejarnos vuestra opinión en los comentarios

Nos vemos mañana con nuevos temas

7 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo